La pesca con mosca moderna, en su esencia, pretende ser una actividad amigable con el medio ambiente y respetuosa del pez. En los ambientes andinos la vida es una excepción.

El reel, herramienta principal en la pesca con mosca.
El reel, herramienta principal en la pesca con mosca.

Por Jorge Aguilar Rech

Es imposible pensar en pesca con mosca sin pensar en el medio ambiente. Resulta inviable desarrollar una actividad que involucra a seres vivos sin relacionarla al impacto que ésta puede producir. El compromiso ineludible debe ser procurar la menor intromisión del humano en los pesqueros.

En Mendoza existen truchas de menor o mayor calidad en la mayoría de los recursos acuosos del sistema montañoso. Más de un centenar de arroyos y ríos alojan salmónidos.

La pesca con mosca moderna, en su esencia, pretende ser una actividad amigable con el medio ambiente y respetuosa del pez. En los ambientes andinos la vida es una excepción.

Bajo impacto

Es la intención de cada pescador con mosca en su práctica impactar en la naturaleza lo menos posible. En pocas palabras, ser imperceptibles. Siendo precavidos desde lo más simple de nuestro equipamiento e indumentaria hasta con el trabajo directo con el pez.

Para ello, muchos mosqueros hemos optado por adquirir conductas sustentables y amigables al medio y sus seres.

Considerando que la mayoría de los pescadores se desplazaban a los ambientes en vehículo, la recomendación principal para hacerlo es el control de las pérdidas. Es altamente contaminante un auto que gotea aceite o fluidos hidráulicos, además de ser peligroso para la seguridad o integridad mecánica. Es necesario a los efectos pasar frecuentemente por el mecánico para evitar contaminar irreparablemente los cursos de agua y sus alrededores.

Otra recomendación es la desinfección de los equipos. Uno de los flagelos más destacados es la invasión del alga Didymo. Para contenerla es necesario desinfectar botas, pantalones y moscas. Esto preservará a los ambientes de una contaminación cruzada inminente.

Ya dentro del ambiente de pesca, el pescador con mosca procura moverse con respeto a las estructuras naturales. Es una actitud muy frecuente entre la comunidad de los mosqueros limpiar los ambientes en donde vamos a pescar, llevándonos nuestra basura y la ajena.

Jorge Aguilar Recha, autor de los artículos de pesca con mosca.
Jorge Aguilar Recha, autor de los artículos de pesca con mosca.

Costumbres

Manejar un campamento es algo muy importante. El manejo de la basura y la eliminación de residuos patológicos son fundamentales. Otra conducta habitual es no agregar más ruido en la misma naturaleza.

Es muy frecuente utilizar moscas sin rebarba. Ante la captura del pez, la pelea con el mismo debe ser lo más corta posible. La intención es no cansar al pez y procurar un manejo cuidadoso. Así podremos devolver al pez al agua. Si es nuestra intención alimentarnos, el sacrificio debe ser “humanizado”. Es decir, con técnicas muy simples que le permitan al pescador hacerse de su alimento sin sufrimiento del animal.

Por último, el manejo del fuego, brasas y cenizas es algo muy importante. Muchos cocinamos usando brasas de madera. Es habitual que revisemos fogatas, elementos que puedan arder y extinguir toda posibilidad de incendio.

El ser mosquero no se refiere a cómo capturamos un pez, no solamente a la cantidad y ni siquiera a nuestra inevitable intención de devolverlos. Se refiere al gran vínculo de amor, admiración y respeto que existe hacia el mundo natural y hacia ese animal que nos honra al convertirse en nuestra captura.

Comentarios

comentarios