Denis Urubko no pudo hacer cumbre invernal en el Broad Peak esta semana, en solitario y estilo alpino. En medio de un temporal sufrió una caída de 100 metros, afortunadamente sin consecuencias. Vida y obra del más representativo exponente del alpinismo puro y clásico.
Ph: Bartłomiej Zborowski
Ph: Bartłomiej Zborowski

Denis Urubko tiene 46 años.

Nació en Rusia, cuando Rusia era URSS, pero luego fue Rusia nuevamente. Y después fue polaco. Y también kazajo, inclusive estuvo en su ejército, pero finalmente ya no. Vive en Italia junto a su pareja, la exquisita escaladora española María José Pipi Cardell.

De nombre Denis Viktorovich Urubko, es natural de las montañas. Que son su hábitat, su nación. No hay para él otra nacionalidad posible que no sea la república de las grandes alturas.

Que holló los 14 ochomiles sin O2 en tiempo récord. O que abrió rutas y vías en invierno, en verano, en 8 miles, en 7 miles, en 6 miles. Que logró impresionantes marcas de ascenso en velocidad allí donde se lo propuso. Y que renunció varias veces a sus objetivos por ir al rescate de montañistas caídos en desgracia. Todo eso, y muchísimo más, es bien conocido.

En su salsa

Hoy Denis es noticia por su intento invernal en solitario y estilo “ultra alpino” al majestuoso Broad Peak (12º ochomil más alto, 8.051 m, China/Pakistán). Objetivo que finalmente no logró, debido a haber sufrido una caída de 100 metros en medio de un vendaval de casi 100 km/h durante lo que consideró “ventana de buen tiempo”.

Ph: Kayland.com
Ph: Kayland.com

Urubko es un tipo particular. Es una leyenda viviente del alpinismo puro y clásico. Pero no lo parece.

Con la misma naturalidad toca la guitarra y canta con sus amigos en un bar o en un campo base. Y a los pocos días abre nuevas vías en solitario y sin O2 en el Cho Oyu (8.201 m, 6º ochomil, China/Nepal), o en el Manaslu (8.163 m, 8º ochomil, Nepal).

“¿Hasta cuánto viento piensas que puedes soportar?” le preguntó Pipi Cardell en alguna breve comunicación que pudo mantener en los últimos días. “Hasta 70 km/h” fue la sencilla respuesta. Si hay un montañista en el planeta que puede, con naturalidad, confrontar vientos de esa magnitud en invierno a 7.650 m de altura, su nombre es Denis Urubko. El que toca la guitarra y prefiere una tarde de escalada en roca en los Alpes italianos con su novia, antes que estar llenando las redes con sus propias hazañas y proezas.

Objetivo Broad Peak

Un poco de contexto. Denis se empeñó esta temporada de invierno en Karakorum en buscar su Broad Peak invernal. No buscó, esta vez, una nueva vía o una condición especial. Quería lograrlo. Su cima habría sido apenas la segunda en invierno. La primera fue el 5 de marzo de 2013 (Si bien Denis considera que el invierno acaba el 28 de febrero, y lo ha argumentado). Fue la trágica expedición polaca que se llevó la vida de Maciej Berbeka y Tomasz Kowalski, en un grupo que completaban Adam Bielecki y Artur Malek.

Denis Urubko se asoció en la empresa con el canadiense Don Bowie, y se sumó Lotta Hinsa, la top model y alpinista finlandesa cuyas fotos modelando en el CB del Broad Peak despertaron inútil polémica.

Con la modelo y alpinista Lotta Hinsa en el CB del Broad Peak. Ella y el canadiense Don Bowie desistieron del desafío.
Con la modelo y alpinista Lotta Hinsa en el CB del Broad Peak. Ella y el canadiense Don Bowie desistieron del desafío.

La expedición de Denis, Don y Lotta tenía permiso para Broad Peak y, eventualmente K2 (8.611 m, 2º ochomil, Pakistán). Este último es preciado objeto de deseo de numerosos montañistas mediáticos. No para Urubko.

El estilo Urubko

Detalles que revelan el “estilo Urubko” de escalar montañas. El canadiense (pasó la mayor parte del tiempo enfermo) y la finlandesa desistieron del desafío. Entonces, Denis decidió afrontarlo en solitario. Tan en solitario que desde los 7.000 a los 7.650 metros equipó él mismo la ruta, desenterrando las cuerdas fijas allí dispuestas y despejando algo el invisible sendero a la cumbre.

Denis Urubko hace algunos años cantando en italiano con Simone Moro, en algún campo base.
Denis Urubko hace algunos años cantando en italiano con Simone Moro, en algún campo base.

“No subo el Thuraya (teléfono satelital) esta vez. Necesito llevar el menor peso posible y estar concentrado” le expresó a Pipi antes de emprender el ataque. Prevalece la seguridad, la concentración, el objetivo, por sobre la noticia para los medios o la foto para Instagram.

Ni teléfono ni radio para no que nadie se vea obligado a ponerse en peligro intentando salvarlo si algo le ocurriera. Asume su riesgo en la montaña al 100%, no menos.

Esa decisión lo pinta de cuerpo entero, y  amerita integrar un capítulo en el Manual del Montañista Puro y Clásico. Que aún no se escribe, pero que Denis Urubko lo ejerce a sus anchas. Con una natural sonrisa, en medio de un temporal de viento a más de 7.000 m.

Denis Urubko es una leyenda viviente. Es el decálogo del gran alpinista. El espejo en el que todos deberían mirarse. Quizás su inusual simpatía, su absoluta carencia de soberbia o aires de superioridad, su desapercibida presencia en las autocomplacientes redes sociales, quizás todo ello engrandece la dimensión de sus logros, sus decisiones, su estilo.

Montañeses y montañistas del mundo, comencemos a valorar y a dimensionar a Denis Urubko, adalid del alpinismo que debe ser, el que no se compra ni se vende, el que se ejerce sin concesiones. Congratulémonos de ser sus contemporáneos.

Comentarios

comentarios