Es maratonista y albañil. Logró cruzar los Andes por el camino de San Martín, 98 kilómetros, en ese tiempo. Fueron 3.920 m de desnivel positivo y 2.520 negativo.

José ya en el Cajón del Maipo con el objetivo de cruzar los Andes cumplido.
José ya en el Cajón del Maipo con el objetivo de cruzar los Andes cumplido.

Cruzar los Andes en 18 horas se propuso el ultra maratonista sancarlino José Casas Morán. Padre de familia y albañil, desde 2010 entrena y practica ultra trail running en alto nivel.

El jueves 21 de febrero a las 00:00 José comenzó a correr en el Manzano Histórico de Tunuyán (1.600 m) siguiendo el histórico camino sanmartiniano. Con zapatillas de running, pantalón, camiseta térmica de manga larga, campera, camel bag y Go Pro -más adelante también cargaría un teléfono satelital- comenzó a desandar su sueño de cruzar los Andes en velocidad. Algo que que ya había intentado sin éxito el año anterior.

Hasta el km 45 en el sector que va desde Llaretas a Portillo Argentino (4.300 m), fue secundado por una camioneta y por dos corredores, Rafa y Mili, que lo acompañaron en posta. La noche era muy tranquila con luna llena. Debió descansar por 1 hora al sentirse sumamente afectado por la altura o puna. “Traté de no pensar, porque es una lucha de mi cuerpo exigido al máximo” señaló José en diálogo con CUMBRES.

Al amanecer encaró los 16 km hasta el río Tunuyán. Allí arrieros lo esperaban para ayudarlo a cruzar ese río y otros arroyos muy caudalosos en esta época.
Luego de los vadeos puso rumbo al límite internacional en el paso Piuquenes, adonde arribó a las 16:17 hs. Un breve descanso y algunas fotos con los arrieros para encarar el tramo final del desafío. El objetivo de cruzar los Andes estaba cerca.

José recibe la felicitación del Director de Deportes de San José del Maipo.
José recibe la felicitación del Director de Deportes de San José del Maipo.

La bajada

Desde ese km 85, ya en territorio de Chile, la bajada es impresionante. Son más de 1.100 metros de desnivel negativo en un trayecto de sólo 15 kilómetros. “Emocionalmente estaba recuperado, bajé dos o tres curvas despacio, soy bastante técnico en la bajada, recuperé y atravesé de una hasta el valle” relató.

Tras pasar por un pequeño yacimiento de restos fósiles, y cruzar el primer curso de agua, encaró la bajada final hasta las Termas del Plomo. En una hora. Eran las 17:30 horas exactas y José había logrado cruzar los Andes media hora por debajo de su cálculo.

El registro del GPS luego de cruzar los Andes.
El registro del GPS luego de cruzar los Andes.

En ese lugar del Cajón del Maipo José fue saludado y recibido por pobladores y autoridades locales.

“La parte negativa es que el cuerpo informa del agotamiento. Pero otra parte dice ‘has trabajado mucho para hacer realidad este sueño de hacer el camino de San Martín”. Había logrado cruzar los Andes.

Sueños y logros

José trabaja en San Carlos de albañil entre 9 y 10 horas por día. “Luego salgo a entrenar, no como quisiera, pero mi familia me aguanta y gracias a eso hago lo que hago”.

Su deporte original es el mountain bike. Vivió en España y fue ahí donde conoció esto de las carreras de montaña. Comenzó a correr maratones y ultra maratones en 101 km y 160 km. “Me di cuenta de que podía hacerlo, no es de otro mundo. Trato de contagiar eso, es constancia, entreno y perseverancia”.

De vuelta en Mendoza, José unió en 2015 la plaza de San Carlos con la laguna del Diamante. Fueron 125 km, 2900 metros de desnivel positivo y 900 negativo. Lo hizo en 18 horas 50 minutos, 45 minutos menos que su intento de 2014.

Cuando Kilian Jornet estuvo en Mendoza al hacer el récord en velocidad en Aconcagua, José obtuvo su foto con el gran atleta catalán. “Fue el sueño del pibe”.
Cuando Kilian Jornet estuvo en Mendoza al hacer el récord en velocidad en Aconcagua, José obtuvo su foto con el gran atleta catalán. “Fue el sueño del pibe”.

En 2016 también cruzó los Andes, desde Diamante a San Gabriel por el paso Maipo. El trayecto de 95 km, sin antecedentes, lo hizo en 12 horas.

Participó también de la K21 de Salomon en Potrerillos y de algunas pruebas en San Rafael.

“Me gusta el desafío personal. Pero este año quiero buscar aliviar un poco la parte laboral y empezar a preparar gente. Y ya veré el año que viene para que hagan Diamante o cruzar los Andes. Algo importante para que vean que en 8 o 10 meses sí se pueden hacer cosas”.

-José ¿cuál es tu próximo sueño personal?, preguntó Cumbres

-Correr de Mendoza a Buenos Aires para conocer a Susana Giménez.

 

 

Comentarios

comentarios