Es modelo, psicóloga y ochomilista. Este año se convirtió en la primera de su país en subir a un 8 mil. 

Vanessa en el climax de su carrera de montañista: cumbre en Manaslu, 2 de octubre de 2018.
Vanessa en el climax de su carrera de montañista: cumbre en Manaslu, 2 de octubre de 2018.

La bella Vanessa Estol nació en Montevideo, Uruguay. En 2005 participó como finalista en el certamen de Miss Uruguay, y a raíz de ello se le presentó una oportunidad de trabajo en Elite Model en México, y desde entonces vive en el país azteca.

Estando en México decidió estudiar la carrera de Psicología, una maestría en Psicología Clínica y actualmente está terminando su Doctorado.

Pero desde hace unos 3 años del montañismo se le presentó en su vida, descubrió una verdadera pasión por la actividad y hoy por hoy le dedica mucho tiempo. De a poco alejándose del mundo del modelaje, Vanessa reconoce sus prioridades: su carrera de Psicóloga y la montaña.

En este período, abordó y encumbró grandes cimas de los Andes, en Colombia, Bolivia y Argentina, ascendió los volcanes en México y llegó su momento para encarar el Island Peak en el Himalaya.

La cadena asiática de 8 miles se convirtió entonces en su principal objetivo de montaña, y esta temporada luego de una ardua y consciente preparación logró su primera cumbre, nada menos que el Manaslu (8.156 m, octava montaña más alta del mundo), convirtiéndose así en la primera uruguaya en pisar la cima de una de las 14 mayores alturas del planeta.

Del campo 2 al 3 en Manaslu, octava cima más alta del mundo.
Del campo 2 al 3 en Manaslu, octava cima más alta del mundo.

Así compartió Vanessa Estol con revista CUMBRES su experiencia en el Himalaya y sus reflexiones sobre la montaña:

CUMBRES: ¿Cómo fue tu preparación y luego tu experiencia en Manaslu, tu primer y exitoso 8 mil?

Vanessa Estol: Desde el momento en que hice mi primera cumbre sabía que quería hacer un 8 mil. Me estuve preparando muy fuerte, entrenando 6 días a la semana con Steve House (*), él fue quien me preparó. Vivo en un piso 21 y de repente mis vecinos me veían con una mochila de 30 kg para arriba y para abajo por las escaleras, fue duro el entrenamiento y hay que dedicarle muchas horas. ¡La experiencia en Manaslu fue alucinante! Hubo días difíciles y agotadores, pero en general y al final todo fue increíble. El día de cumbre no sé si fue la adrenalina, pero fue el menos duro y el mejor, llegamos a la cima a las 5:50 am y me tocó justo el amanecer. Uno de los amaneceres más hermosos que vi en mi vida.

C.: Has hecho cumbre en Manaslu con Kami Rita (**), una eminencia en Everest, hemos visto fotos tuyas con Carlos Soria, ¿qué personas conociste y quieres mencionar que quizás te ayudaron en este emprendimiento?

V. E.: Sin dudas Kami Rita que me acompañó a la cumbre. Mi sherpa se enfermó y tuvo que abandonar la expedición durante la aclimatación y Kami Rita estaba con un cliente de Taiwán que también se enfermó y tuvo que irse, así que por esas cuestiones del destino terminamos subiendo juntos. Sergi Mingote también estaba en mi equipo y me ayudó un montón con sus consejos, Uli Kusnezov, Matías Marín (guías de montaña argentinos) y Moeses Fiamoncini (Brasil), ellos eran los más cercanos porque estábamos en el mismo equipo en campo base. Mingma Sherpa, Tashi y Dawa de Seven Summit también me apoyaron un montón y la gente de Arc’teryx México.

C.: Eres la primera uruguaya en lograr semejante logro ¿Cómo vives esa particularidad?

V. E.: Para mí fue muy lindo llevar la bandera de mi país por primera vez a la cumbre de un 8 mil. Ojalá esto sirva para que mis compatriotas se motiven y este deporte se difunda un poquito más en Uruguay.

El modelaje la llevó a México, donde se recibió de Psicóloga. Su pasión: la montaña.
El modelaje la llevó a México, donde se recibió de Psicóloga. Su pasión: la montaña.

C.: Utilizaste oxígeno suplementario para tu ascenso ¿Cómo te llevas con ese asunto?

V. E.: Fue mi primer 8 mil y fue un reto personal. El día que hice cumbre hicieron cumbre como 100 personas por lo que hubiera sido imposible hacerlo de otra manera. El próximo tal vez sea diferente. Me preparé muchísimo, le invertí todo mi tiempo y dinero y sé lo que me costó lograrlo, así que yo estoy muy contenta y creo que eso es lo que importa.

C.: Has tenido que soportar algunas críticas por tu iniciativa, algunos cuestionamientos por el financiamiento para tus expediciones, etc. ¿Son injustos esos cuestionamientos? ¿Cómo sustentas tus actividades en montaña?

V. E.: Siempre habrá gente que critique. No importa la forma en que lo haga. A muchos de los que lo hicieron sin oxígeno los están criticando por usar las cuerdas fijas de las expediciones y por arreglar con sherpas para usar sus carpas en los campamentos altos. Lo irónico es que la mayoría de la gente que critica nunca pisó un 8 mil. Una de las razones por las que criticaban es porque creían que iba patrocinada, pero todas mis expediciones han sido costeadas por mí.

C.: ¿Qué respondes a quienes se oponen o critican por ejemplo la contratación de sherpas, el uso de oxígeno adicional o las “comodidades” en este tipo de expediciones?

V. E.: Cada uno tiene su forma de pensar y es respetable. Así como me parece que también cada uno puede intentarlo de la forma que le parezca y por motivos diferentes. Curiosamente como te decía antes, los que más critican son los que nunca lo intentaron. Alpinistas muy buenos y que lo hacen todo solos, fueron los que más me apoyaban y respetaban.

C.: Estuviste en Aconcagua dos años atrás, te fue muy bien. Contanos aquella experiencia y otras montañas importantes que has encarado.

V. E.: Aconcagua también fue increíble y muy diferente, hice la 360°. Me tocó subir dos días con tormenta y mucho viento. En estos tres años estuve en Colombia en los Andes haciendo el Nevado de Tolima, en Bolivia el Huayna Potosí, Illimani, Cabeza de Cóndor, Pequeño Alpamayo (ruta directa), en Patagonia (Guillaumet) y ya había estado en Himalaya antes de Manaslu para hacer Island Peak. Además, me estuve preparando en los volcanes de México Nevado de Toluca, Iztaccíhuatl y Pico de Orizaba, dos veces por semana.

C.: ¿Es ya un objetivo definido intentar los 14 8 miles?

V. E.: Es muy pronto para saberlo, pero sin dudas ya estoy pensando en el siguiente.

(*) Steve House (48), eximio escalador y guía estadounidense, Piolet de Oro 2006, autor del premiado libro Beyond the Mountain, embajador de la marca Patagonia. Adalid del estilo alpino, Reinhold Messner lo consideró “el mejor escalador actual de altitud del mundo”.

(**) Kami Rita Sherpa (48) es la persona que más veces obtuvo la cumbre del Everest. En mayo pasado lo ascendió por 22ª oportunidad.

Comentarios

comentarios