El cielo cordillerano sorprende a cada paso, en cada momento. Su azul profundidad es telón de fondo para una película permanente que modela su fisonomía, dibuja y entrega curiosas y majestuosas imágenes, que en la presente edición de CUMBRES pretendemos reflejar.

Comentarios

comentarios