Llega el verano a nuestra tierra y, después de un inusual invierno con tanta nieve, Mendoza se prepara para una temporada de rafting que quedará en la Historia.

Es que en nuestra provincia, principalmente en su río homónimo, turistas y aventureros cada verano pueden disfrutar de servicios de excelencia en una actividad que combina adrenalina y belleza y requiere de un nivel de participación protagónico en quien se anima a practicarla.

El río Mendoza, por su caudal y por el desnivel que recorre principalmente entre las localidades de Uspallata (Las Heras) y Potrerillos (Luján de Cuyo), es el cauce perfecto para adentrarse con las balsas y está considerado como el mejor sitio en todo el país para la práctica del rafting.

Nace en las grandes alturas de la Cordillera de los Andes, fruto de los caudales de los ríos de Las Cuevas, Vacas y Tupungato, y fluye de manera natural hasta el dique de Potrerillos. En verano es cuando mayor caudal de agua trae ya que se alimenta de deshielo. En la zona de Cacheuta (Luján), el caudal está regulado por la central hidroeléctrica.

Es posible practicar rafting a lo largo todo el río. Comercialmente se hace solamente en Uspallata, Potrerillos y Cacheuta, y sin dudas es en el verano cuando se producen las condiciones ideales para el disfrute.

La diversidad de posibilidades de rafting va desde las bajadas de medio día, concretamente un par de horas en el agua, de día completo con almuerzo de marcha, hasta de dos días con campamento incluido.

Medidas de seguridad como chalecos salvavidas y la custodia de los guías, permiten de vez en cuando un chapuzón.

Medidas de seguridad como chalecos salvavidas y la custodia de los guías, permiten de vez en cuando un chapuzón.

Tres variantes

En Uspallata se practica rafting aguas abajo desde el puente de la ruta 7 de ingreso a la villa. Es un valle abierto en donde el río es ancho, de poca profundidad y varios brazos. La práctica se considera bastante tranquila en la zona, con un nivel de dificultad I, II y III, con mayor caudal en verano.

En tanto en Potrerillos, el río se encajona, esto aumenta el nivel dificultad y lo convierte en la sección de más adrenalina para la práctica de rafting con niveles que van desde I hasta IV, dependiendo del nivel del agua. Es este sector ideal para familias, parejas o grupos de amigos que buscan diversión en serio.

A nivel internacional esta sección del río Mendoza es muy reconocida, y de hecho fue elegida por la Federación Internacional de Rafting en 2008 para realizar el Panamericano y la Copa del Mundo de la especialidad en 2009.

Por último en Cacheuta el caudal del río es regulado desde el dique, lo que le otorga a la zona su principal atractivo: el agua clara. Los niveles I y II de esta zona del Mendoza lo convierte en el sitio ideal para familias y niños que quieran incursionar en el rafting.

 

Requerimientos

Los ríos se clasifican desde el nivel I, agua plana en movimiento, a nivel VI, innavegable. Comercialmente se practica rafting entre los niveles I al V. Hasta el nivel III las condiciones no son extremas ni demasiado exigentes y por eso lo convierte en ideal para la familia. A partir del nivel IV  se requiere tomar ciertas medidas de seguridad ya que las exigencias son mayores.

Para rafting en el río Mendoza se utilizan balsas que van desde los 11 a los 16 pies, dependiendo de la sección, nivel del agua y exigencia de los rápidos. Son todas inflables y cuentan con un sistema de auto evacuación del agua.

Todos los pasajeros deberían recibir como mínimo el siguiente equipamiento: chaleco salvavida, casco y remo (en caso de remar).

Algunos operadores ofrecen además traje y botas de neopreno y chaquetas cortaviento, lo que facilita notablemente el disfrute de la actividad ya que el agua es por demás fría por tratarse de deshielo.

La seguridad es primordial para la práctica de rafting. Los guías están entrenados y cuentan con certificaciones en el rubro. Es necesario contar siempre como mínimo 2 guías en un mismo viaje y en caso de ser solo una balsa debe incluirse un kayak como soporte de seguridad. En épocas de mucho caudal con niveles III o más, debería siempre haber al menos un kayak de seguridad cada 3 balsas.

En cuanto a la edad para la práctica siempre es importante verificar el nivel del río, aunque desde 14 años en adelante se está apto para el rafting en todos sus niveles. Menores de 14 años deberán siempre verificar con el operador, pero es recomendable como mínimo 5 años y solo para niveles I y II.

Algunos sectores del río Mendoza son realmente turbulentos.

Algunos sectores del río Mendoza son realmente turbulentos.

Niveles por época

Marzo, abril, mayo, septiembre, octubre y primera quincena de noviembre: I – II – III

Junio, julio y agosto: I – II

Segunda quincena de noviembre, diciembre, enero y febrero: I – II – III – IV

Río Mendoza: Ideal para la práctica del rafting
4.7Nota Final
Puntuación de los lectores: (6 Votos)

Comentarios

comentarios